¿Existe una manera correcta de beber mezcal?

Existen opiniones divididas respecto a esto entre los expertos, pero la realidad es que solo existe una forma para invocar a los espíritus del mezcal en cada trago.

¡El mezcal se toma derecho!

 

¿Por qué? Porque el mezcal no es algo que se deba tomar como un juego. No estamos hablando de una bebida elaborada para ser bebida en un club nocturno, sino de una bebida conformada por un líquido cristalino. Cuando tomas mezcal están bebiéndote al espíritu del agave. Es por esto que montones de Maestros Mezcaleros (conocedores y profesionales del medio mezcalero), claman que, cuando uno bebe mezcal, debe hacerlo con respeto y gran pasión.

Esto puede interesante: ¿Cómo llegar a Tulum desde Cancún?

¿Cómo se hace?

Primero:

¡Olvídate de las naranjas y la sal de gusano!

Esos “ingredientes extra” fueron inventados para la “bebedera secularizada” de mezcal y, créeme, lo último que querrás parecer es un turista culturalmente desorientado (aunque vivas en México, seas un turista o seas más mexicano que el mezcal mismo).

Cuando pides un mezcal en una Buena mezcalería, y el mezcal aun mejor, tendrás que pedirlo derecho, No hielo, no frutas, no nada.

 

Formas del trago.

¡Sí! Estás leyendo bien. Existe, incluso, una forma específica y correcta para darle un trago a tu mezcal. ¡No se trata de shots! ¡Por favor, no lo desperdicies así! El mezcal no se trata de “ponerse hasta las manitas” –y si es que vas a hacer esto, asegúrate de, entonces, comprar tu mezcal en el supermercado y no aquí en Mamazul. Por favor. Gracias–.

Ok. Tomar derecho, pero… primero…

 

¡Aprende a respirar!

Respira profundo. Exhala lentamente y, exactamente cuando todo el aire que contenían tus pulmones se haya salido, toma un minúsculo trago (o un besito, como se le llama en México), dale un trago suficientemente pequeño y moderado como par solo empapar tu lengua con mezcal. No te preocupes por la sensación en la lengua, es solo un minúsculo precio a pagar por la maravilla que está por venir. Ahora, pasea el pequeño trago a través de toda tu boca, dejando que tu paladar se envuelva por completo, pásate el pequeño trago por la garganta y respira profundo una vez más. Siente como el sabor cambia, como las hierbas, el humo y los ingredientes que componen al espíritu del agave se elevan y hierven dentro de ti.

Eso que aquí describimos es, en efecto, el poder mágico del mezcal. Nel espíritu del mezcal y tú se han convertido en uno mismo.

 

Usa un poco de…

… agua para enjuagar tu boca y repetir la operación. Con cada trago te sentirás diferente, como si algo bello y poético estuviera tomando lugar dentro de ti.

Y… confía en nosotros: ¡está sucediendo!

Después de dos o tres de estos pequeños vasos, te sentirás en empoderamiento, lleno de energía vital y, si el mezcal que estás bebiendo es bueno, te encontrarás lejos… muy lejos de sentirte en estado de ebriedad.

 

Te recomendamos…

… maridar esta bebida spiritual con los alimentos perfectos. Es por esto que te hacemos una invitación:

Si estás en busca de una experiencia mezcalera mientras vacacionas en el hermosísimo e instagrameable Tulum, entonces ven a Mamazul, donde encontrarás una experiencia súper local de mezcal mientras degustas una de las cocinas más interesantes que hay en México.

Mamazul te aguarda para cambiar tu espíritu, a través de una de las más poéticas y antiguos tragos que han existido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.